Comentarios

Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

web oficial

Web%20Oficial

Mensaje en la pestaña

Botones arriba y abajo

Maktub

martes, 9 de abril de 2013

Solo en Mí lecho



Son las dos de la madrugada, despierto sobresaltado enfrentándome al Silencio, me despojo de las sábanas, desnudo mi cuerpo y desnuda Mí Alma… Recorro mi piel con la mirada, piernas peludas, cadera estrecha y un poco de panza, juego con esos vellos de Mí pecho, acaricio mi barbilla y enmaraño mi pelo… Mí mano cae sobre el bureo buscando los cigarros, tomo uno, lo enciendo, lo paladeo, lo aspiro y con rabia contenida lo apago contra el cenicero… El humo que queda vaga por la habitación, se escapa por la ventana, choca contra la brisa esparciéndolo por Mí cama.

Estoy nervioso, no se que es lo que me pasa, se agita Mí pecho, se despiertan Mis ansías, siento una excitación con despecho marcado que arrebata Mis ganas, doy mil vueltas en mi lecho sin poder retomar el sueño, la incomodidad arrancándome la calma…
Permanezco boca arriba cubriéndome con la sábana, mientras la luz de la Luna juega con Mí pasión excitándome sin treguas, miro hacia abajo encontrándome con ¨Esa¨ mi protuberancia, cual arrebatada y loca pretende que me quede quieto frente al capricho de sentir a esa Dama a Mí lado…

Permito que Mí mano tome vida propia acariciándome el cuello, bajando por el pecho sin recordar lo que está bien o aun es censurado por lo correcto. Acaricio Mi pierna izquierda y sin querer rozo la intimidad inquieta, subo desde Mí rodilla y dejo caer mi mano en la entrepierna, siento la locura de un deseo abrazador y casi violento, me agito un poco más pensando en ella, cerrando los ojos me deleito con sus pechos, recorro cada centímetro de una piel hambrienta donde creo que sus deseos acarician Mí cuerpo, chasqueo la lengua mordiendo Mis labios, el corazón se pone loco mientras sus latidos cabalgan hacia donde está ella. Siento que la dureza de Mi masculinidad reclama por un instante de incoherencia, aprieto Mis ganas y no dejo la mano quieta, encierro entre mis dedos la punta de los propios deseos y presiono sin saber a donde me llevará todo ésto…

Imagino la boca de esa Dama recorriéndose entero, sintiéndose ella mujer y yo su auténtico Dueño, percibo sus manos en mis vellos, sus ojos en los míos, la locura del mismo tiempo, arrancando silentes desvaneos… Un Gemido se me escapa y quiero pegarle al viento, pero presiono más mi mano y sin preámbulos me muevo, intentando quizá, atrapar un instante de fulgentes anhelos, la respiración se vuelve loca y el corazón late con fuerza, como palpita entre mis manos las ansías a punto de estallar…
La imaginación me lleva a ver a esa mujer sobre mi cuerpo, cabalgando como Amazona en celo y tirando fuerte de mi cabello, no puedo controlar lo duro de mis deseos, desconozco como se detiene un capricho llamado ¨Inoportuno desenfreno¨

Pero no quiero pensar, tampoco ante eso claudicar, prefiero con ternura y fuerzas seguir, porque no es justamente un momento donde pueda de Mis instintos huir, por eso y casi con la brutal fuerza de un apetito incontrolable, sigo en movimientos casi salvajes… Pensando en las palabras de esa Diva que sin reparo ni vergüenzas me nombra exigiéndome un momento de entrega total… No puedo más, me gana el éxtasis de lo irreal, suelto con brusquedad Mi enervante piel sedienta de placer y estiro las manos a los barrotes de mi lecho, cual silentes testigos de mis locuras, callados reciben la fuerza de mis manos, porque los estrecho con firmeza al palpar esa ebullición en mis adentros, donde sin peros ni esperas me dejo llevar por la potencia de sentirme su Amante aunque más no sea dentro de mis pensamientos…
Ruego al cielo un segundo de sosiego al presentir lo indiscreto de un momento, ese que me asalta como loco aventurero dejando escapar lo más intimo de mi cuerpo, la esencia blanquecina que se esparce desesperada buscando un sitio donde chocar y quedar por siempre aprisionada… Más solo encuentra la soledad amarga de unas sábanas que al recibir la humedad de mi piel quedan empapadas, mientras un Gemido a gritos desesperados lo atrapa el viento que entra por la ventana y es mi corazón alocado que clama la cercanía de esa mujer, quien posiblemente al sentirme pueda estar alterada, entre manojos de incertidumbre y totalmente excitada por saber que su hombre tuvo un Clímax al pensarla…

Suspirando hondamente y temblando sin consuelo una lágrima cae mojando mi cara, y dejando otra huella de humedad en Mí almohada. Recostándome en los barrotes miro exhausto la tela por Mí esencia impregnada y en tanto un cigarrillo besa Mí boca pienso en ella y me pregunto… ¿Sabrá realmente cuanto Yo La Amo?
Apago el pucho, está vez entre Mis manos, no siento el dolor de la braza, pues no hay calvario mayor que no tenerla a Mí lado y en Mí cama…
Desposeído de toda vergüenza me quede dormido entre sabanas mojadas…
Al despertar sonó el teléfono…

-    Hello..
-    Julián….. ¿Por dónde andas?
-    Me quedé dormido Mí Amor…

Y sin decir nada comencé de nuevo el día… Sin confesar lo vivido, sin pensar en la Distancia… Tan solo me quedó el sabor de la maldita espera vestida de arrogancia…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Escritor le agradece su comentario.
Y le envia un cordial saludo.
Gracias

Ultimos Comentarios

Mensaje

A su izquierda puede dejar un mensaje de voz.
Le llegará directamente al Escritor.